Autocuidado (4)



El cuarto pilar que es importante considerar para vivir vidas más equilibradas es el Autocuidado. Es necesario que cada persona asuma la responsabilidad de autocuidarse, ante la nueva realidad de trabajar desde casa, administrar el cuidado de los niños, el reto de aprender a vivir de forma distinta con la pareja, preocuparse por los miembros mayores de la familia y preguntarse qué vendrá después.


¿Qué es el autocuidado?


El autocuidado es cualquier actividad que realizamos especialmente para cuidar nuestra salud mental, emocional y física. Aunque es un concepto simple en teoría, es algo que a menudo pasamos por alto. Un buen cuidado personal es clave para mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad. También es clave para una buena relación con uno mismo y con los demás.


El autocuidado no es un acto egoísta. No se trata solo de considerar nuestras necesidades; se trata más bien de saber qué es lo que tenemos que hacer para cuidarnos a nosotros mismos y, posteriormente, poder cuidar también de los demás.


En los artículos anteriores hemos enfatizado en la importancia de dormir, alimentarse y ejercitarse como elementos fundamentales para integrarlo como parte de un estilo de vida saludable. Cuidarse no se puede ver como un pasatiempo o cuando tenga el deseo, se debe considerar y planificar como un compromiso que se debe ejecutar con acciones afirmativas. En el que te promueves día a día estabilidad física, emocional y psicológica.


Cuidar de ti debe ser algo que planifiques activamente, en lugar de algo que simplemente sucede. Es una elección activa y debes tratarla como tal. Aunque el cuidado personal significa cosas diferentes para diferentes personas, existen aspectos básicos que todos podemos seguir:


Lleva un diario de agradecimiento – cada día se te regala tiempo, respiras, tienes salud, un hogar, tus hijos, trabajo, familias, hay tanto por agradecer aun en esta etapa de incertidumbre que vivimos.


Ejercítate – como explicara en el articulo anterior procura una actividad física al menos 30 minutos diario.


Cuida tu alimentación


Evita personas toxicas – rodéate de personas que aporten a tu vida y te enriquezcan y procuren tu crecimiento.


Expresa tus emociones – aprende a identificarlas, asumir responsabilidad de tu mundo interno y aprende a gestionarlas.


Aprende a estar contigo mismo/a si no tienes pareja o hijos, y vives solo o sola…aprende en el entretanto a disfrutar de tu soledad afectiva…en intimidad contigo mismo/a aprende a cultivar en esos espacios de soledad el autoconocimiento y descubre facetas en las que todavía puedes desarrollarte y explora, arriésgate, vive, elige.


Crea un entorno en tu hogar en el que te sientas a gusto y en armonía. Es tu espacio y en estos días es donde se vive la mayor parte del tiempo. Es necesario mantener tu espacio organizado con un sentido de orden.


Ponte al día con tus evaluaciones médicas para que conozcas cómo está funcionando tu cuerpo y tomes medidas preventivas.


Si entiendes que hay situaciones que te superan y no cuentas con las estrategias o herramientas para manejarlas, busca ayuda profesional es un acto de autocuidado y responsabilidad para contigo mismo/a. El hablar en un espacio seguro privado y confidencial es un paso importante para comenzar a tomar decisiones y salir del estancamiento emocional que no permite que fluyas en la vida.


En fin, te corresponde elegir. Decide hoy. Decide al menos buscar el balance en estos cuatro pilares importante, buen dormir, buena alimentación, actividad física y autocuidado.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo