Aprender a cuidarme (2): Alimentación



Mantenerse enfocado, productivo, con buen estado de ánimo depende también de otro pilar importante: La Alimentación. Siguiendo la línea del artículo anterior en el que referimos la importancia del descanso, cuidar nuestro cuerpo incluye el compromiso diario de consumir buenos nutrientes.


Aunque es una actividad que realizamos desde que tenemos uso de razón, el comer alimentos y el proceso de la función de la nutrición del ser humano es bien compleja porque requiere la intervención de un sinnúmero de elementos para que su cuerpo funcione de manera efectiva.


Al mencionar su complejidad me refiero a todo el proceso que interviene desde que usted elije qué comer, cocinar o comprar los alimentos ya preparados, ingerirlos y a su vez el proceso de digestión. Aunque parece sencillo y lo hacemos de manera automática nuestro organismo requiere de toda una coordinación y sincronización perfecta.


En mayor o menor grado hemos estado expuesto a bastante información sobre el tema, sin embargo, es importante recalcar el impacto que recibe nuestro cuerpo diariamente cuando elegimos tener o no una buena nutrición diaria.


De acuerdo con la literatura, en condiciones normales el cerebro humano consume el 20% del oxígeno que necesita nuestro cuerpo para funcionar. Y ese funcionamiento exige el 25% de la glucosa total que precisamos a diario. No obstante, no sólo de glucosa y oxígeno vive el cerebro. Cada vez hay más líneas de investigación que establecen el papel que desarrollan múltiples nutrientes y minerales en el mantenimiento de sus funciones cotidianas. También se observa cada vez con mayor claridad como una dieta adecuada, o incluso reforzada con determinados compuestos, contribuye a mantener las capacidades cognitivas o a frenar la aparición o el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.


Condiciones crónicas como hipertensión arterial, obesidad, sedentarismo, así como el consumo insuficiente de frutas y verduras son varios de los factores de riesgo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) relaciona estrechamente con la alimentación y el ejercicio físico. De manera que es un valor hoy día invertir tiempo y energía en la

prevención.


Le invito a estar más consciente al momento de elegir qué comer, no lo tome tan a la ligera. Comer saludable, requiere planificación y establecer un sistema efectivo en el que pueda organizarse durante la semana y asegurarse que le provee a su cuerpo lo que necesita para estar en condiciones óptimas durante el día.


Así que considere seriamente lo que ingiere e invierta en su salud. Entre los muchos beneficios de una buena alimentación mencionados por expertos y organizaciones de salud se encuentran:

  • Mantenerte alerta y presto para la ejecución de tareas.

  • Mantiene el peso estable. 

  • Fortalece tu sistema inmune. Mantener una alimentación adecuada ayuda a su sistema a responder de forma más eficiente a bacterias y virus.

  • Mantiene controlado el colesterol, tensión arterial y la glucosa.

  • Promueve el equilibrio y adecuado tránsito intestinal. 

  • Mejora el estado de ánimo.

Hoy día existe muchísima información sobre qué alimentos aportan buenos nutrientes para mantenernos saludables. Además, tiene la opción de acudir a un profesional en esa área que puede colaborar con usted y proveerle la información nutricional más conveniente.


Comience desde su aquí y ahora.


Decida hoy.

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo