Terapia de Aceptación y Compromiso



Es un enfoque de terapia que se trabaja de forma colaborativa con el cliente para ayudarle a responder de manera menos literal a sus pensamientos, emociones y experiencias privadas.


Cuando las personas acuden a terapia llegan evitando la experiencia (su mundo interno). Viven enfocados de forma rígida al pasado o al futuro de una forma que interfiere en su momento presente. Se experimenta inflexibilidad psicológica. Esto ocasiona mucha angustia y malestar porque continúan en una rutina de comportamiento que no les funciona.


Por lo tanto, viven fusionados dejando que la mente esté a cargo, excluyendo así otras fuentes de información que le permiten percibir lo que siente en el momento presente o aquello que valora. Esa experiencia los deja en total desconocimiento de lo que ocurre dentro de sí.


Este enfoque terapéutico ayuda al cliente a hacer un espacio para el dolor, porque todo involucra un presente continuo. Los dirige en un proceso en el que se promueve la flexibilidad psicológica. Los ayuda a notar su mente. Tomar una nueva perspectiva en la que puede relacionarse de forma diferente con sus pensamientos y sentimientos.


Elegir aquello que valora y es importante. Finalmente, a comprometerse en tomar acciones importantes y significativas. Una de las cosas que valoro en mi profesión al trabajar este modelo terapéutico es ver como el cliente a través de los diferentes procesos va tomando el control de sus propias respuestas, toma el control de su vida. Aprenden a dar pequeños pasos incluso cuando la mente le dice que no está preparado, en ocasiones en presencia del miedo, con incertidumbre e inseguridad a estar dispuestos a moverse de modo diferente y que en ese actuar se honren porque está cargado de significado de un sentido y satisfacción personal.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo