top of page

¿Me prestas tu atención?



¿Te sientes distraído o distraída cuando hablas con familiares y amigos? ¿Cometes errores en el trabajo debido a tu distracción? ¿Sientes que no te puedes disfrutar el presente y momentos cotidianos?


Prestar atención se define como la capacidad de enfocar nuestra mente en un estímulo o tarea específica, ignorando las distracciones a nuestro alrededor. Implica una serie de procesos cognitivos, como la selección, la concentración, el mantenimiento y el control de la atención.  La capacidad de prestar atención es esencial para aprender y retener información, realizar tareas de manera eficiente, mantener relaciones saludables, regular nuestras emociones y disfrutar el presente.

 

Atender es un recurso que empleamos y podemos percibir sus limitaciones cuando intentamos hacer dos o más cosas al mismo tiempo. Por ejemplo; tratar de trabajar en un proyecto mientras atiendes el teléfono o envías correos electrónicos y mensajes por textos. Intentar ver una película por TV mientras estás atendiendo las redes sociales en el celular. Conducir mientras envías mensajes de textos.

 

En ocasiones y dependiendo del contexto es necesario salir del piloto automático mental y enfocar la atención en aquello que es importante atender en el mismo lugar y espacio donde está el cuerpo. El cuerpo físico está en un eterno presente. Necesitamos entrenar la atención para regresar al presente con mayor fluidez. De acuerdo con lo investigado científicamente dicha función cognitiva e importante en nuestro cerebro puede afectarse por el cansancio, estrés, ansiedad, depresión, trastornos del sueño, etc.  Factores externos como el ruido, distracciones visuales, así como la edad, el estilo de vida también son factores que dificultan dicho proceso.

 

La atención plena no es solo una moda pasajera, sino una herramienta eficaz que puede transformar nuestras vidas. Si nos tomamos el tiempo para prestar atención al momento presente, podemos descubrir estar en la vida con mayor tranquilidad, claridad y conexión, tanto con nosotros mismos como con el mundo que nos rodea.

La disposición de integrar pequeñas acciones en la rutina diaria puede ser de gran ayuda para mejorar la capacidad de concentración y enfoque:


  1. Meditación breve: Dedica 5-10 minutos al día a sentarte en silencio, enfocándote en tu respiración. Observa tus pensamientos sin juzgarlos y regresa suavemente tu atención a la respiración cuando te distraigas.

  2. Atención plena en actividades cotidianas: Presta atención a los detalles mientras realizas actividades como comer, caminar o lavar los platos. Siente las sensaciones, observa los colores y sonidos.

  3. Respiración profunda: Cuando te sientas abrumado o abrumada con dificultad para concentrarte, realiza varias respiraciones profundas. Inhala lentamente por la nariz, llenando tu abdomen, y exhala lentamente por la boca.

  4. Establece un espacio de trabajo ordenado: Un espacio libre de distracciones visuales y con buena iluminación puede mejorar tu concentración.

  5. Silencia las notificaciones: Apaga las notificaciones de tu teléfono, correo electrónico y redes sociales mientras trabajas o estudias.

  6. Toma descansos cortos: Levántate y camina cada 30-60 minutos para evitar la fatiga mental.

  7. Duerme lo suficiente: La falta de sueño afecta negativamente la capacidad de concentración. Asegúrate de dormir de 7 a 8 horas por noche.

  8. Hidratación: Beber suficiente agua durante el día te mantiene alerta y mejora tu función cognitiva.

  9. Ejercicio regular: La actividad física aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y mejora la atención y concentración.

  10. Alimentación saludable: Consumir alimentos nutritivos y evitar el exceso de azúcares y procesados te brinda energía mental y mejora tu enfoque.


Si experimentas dificultades para prestar atención de manera regular que interfiera con tus rutinas diarias, es importante consultar con un profesional de la salud para descartar cualquier causa médica subyacente y recibir orientación adecuada.

Recuerda que la atención plena es una habilidad que se desarrolla con la práctica. Sé paciente contigo mismo y celebra tus pequeños avances.

 

¡Decide Hoy!

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page